Cuanto de mejor humos estamos, mejor comemos


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
 
MoodFood

Una reciente investigación realizada en los Estados Unidos ha revelado cómo influyen las emociones en nuestros hábitos de alimentación. Por ejemplo, una persona alegre es más propensa a comer un racimo de uvas, mientras que una persona triste probablemente optará por el chocolate.

Sin embargo, lo más interesante es que incluso las personas bajas de moral pueden ser inducidas a comer alimentos saludables si se les hace pensar en otra cosa. El mero hecho de pensar en lo que nos hace felices incrementa en un 77% el consumo de alimentos saludables. ¡Un dato interesante para todos los verduleros y fruteros!

El estudio Los investigadores se preguntaron cuál era la razón de este comportamiento, que tiene que ver tanto con nuestra forma de reaccionar a las emociones como con la perspectiva del tiempo. Las personas que se sienten tristes tienden a centrarse en el “aquí y ahora” y, por tanto, solo perciben las características sensoriales de los alimentos, sin plantearse si es saludable o nutritiva. Al mismo tiempo, cuando alguien se siente feliz, su perspectiva es más amplia y se centra en el aspecto conceptual de los alimentos.

En cuatro experimentos distintos, los investigadores analizaron a un total de 787 personas: todas las pruebas mostraron que tendemos a valorar más positivamente los alimentos autoindulgentes (dulces o similares) tras leer historias tristes, mientras que las personas que leyeron sobre temas más alegres manifestaron una preferencia por alimentos más saludables, incluso si estas personas eran de edad más avanzada.

¿Podría ser que el secreto para vender más frutas y hortalizas residiera en la capacidad de hacer sonreír a las personas?

(Fuente: Fresh Plaza)

06 dic 2015 No Comments

Escribe un comentario