Falsos mitos sobre los platanos, bananas, caquis y chirimoyas


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
 
frutas_engordan

La fruta es uno de los habituales en toda dieta sana que se precie por su aporte de fibra, vitaminas y minerales, así como por su aporte de

sustancias de acción antioxidante: vitamina C, vitamina E, beta-caroteno, licopeno, luteína, flavonoides, antocianinas, etc. Sin embargo, hay algunas con mala fama. Se dice que plátanos, caquis, chirimoyas, uvas e higos engordan. ¿Es cierto esto? Desde Eroski Consumer explican los beneficios de estos frutos, así como la realidad sobre una falsa creencia más extendida de lo que se piensa.

Las frutas también contienen azúcares (fructosa, glucosa y sacarosa), unidades simples de los denominados hidratos de carbono. Este nutriente calórico aporta pocas kilocalorías por gramo. Sin embargo, algunas frutas se han ganado de manera infundada e injusta la fama de que engordan.

¿Engordan los plátanos y bananas?
Existe la creencia de que el plátano o la banana engorda. Es falso. Un plátano de tamaño mediano y sin piel pesa en torno a 80 gramos, mientras que una manzana mediana sin piel ni pepitas pesa unos 150 gramos. Las calorías para una y otra fruta son 66 y 70, respectivamente. Así de contundentes son los datos. ¿Qué sucede entonces para que el plátano esté en la lista de frutas prohibidas? La respuesta es que suele ser el ingrediente de muchos postres hipercalóricos, ya que es una fruta muy adecuada para la repostería. Tomada en pieza o en trocitos como parte de una brocheta o ingrediente de una macedonia es una opción saludable y ligera.

Además de que el plátano no engorda, la importancia de introducirlo en la dieta está en que es una fuente encomiable de potasio, magnesio y ácido fólico. El primero de estos nutrientes es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal; el magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos; y el ácido fólico contribuye a tratar o prevenir anemias y la espina bífida en el embarazo.

Frutas tropicales como caquis y chirimoyas
Coinciden ambas en su riqueza en agua y en que la presencia de grasas y proteínas es exigua. Sin embargo, les persigue la fama de calóricas, y si bien la cantidad de hidratos de carbono (fructosa, glucosa) es mayor que la de los cítricos, por ejemplo, es similar a la del plátano. Como este, son ricas en potasio, y el caqui, además, es un antioxidante fantástico por su riqueza en provitamina A o beta-caroteno, que le confiere el característico color naranja. Este se transforma en vitamina A en nuestro organismo, conforme el cuerpo lo necesita, así que es un aliado fundamental para el invierno, porque sabe mantener a raya los catarros de nariz y nutrir las mucosas tan irritadas por el frío.

Otra ventaja de estas dos frutas es que tienen tanta potencia en sabor que no necesitan acompañantes ni espesantes ni dulces.

Uvas e higos
Al principio del otoño conviven dos de las frutas más mediterráneas: las uvas y los higos. Son pocas las semanas en que se consiguen frescas y llenas de antioxidantes. Su presencia es, pues, excepcional; pero, de un tiempo a esta parte, la etiqueta de que engordan las aleja de los platos, de los postres y los tentempiés. Es cierto que la presencia de azúcares (principalmente glucosa y fructosa en las uvas, y sacarosa, además, en los higos) es importante si se compara con un albaricoque, pero de este ya estaremos saciados pasado el verano y, además, para que la cantidad de azúcares sea de verdad importante, hay que tomar muchos higos y muchos racimos de una sentada.

Las uvas dan la oportunidad de ingerir de manera natural antocianos, flavonoides y taninos, sustancias con reconocidas propiedades antioxidantes, que llegan acompañadas de vitaminas (ácido fólico y vitamina B6). Los higos son también ricos en fibra, que mejora el tránsito intestinal, y en minerales como el potasio y el magnesio. Las dos frutas otoñales y campestres son ricas en ácido fólico, que participa en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Fuente: Eroski Consumer

04 dic 2015 No Comments

Escribe un comentario